Cuarenta y tres síntomas de la fibromialgia: cualquier persona con dolor muscular debería leer esto.

Compartir

La fibromialgia se caracteriza principalmente por producir un dolor generalizado del sistema del músculo esquelético y fatiga persistente. La OMS (Organización Mundial de la Salud) lo considera una enfermedad desde 1992 y afecta a entre el 2% y el 7% de la población general, pero aún genera muchas dudas y controversias, tanto en su diagnóstico como en su tratamiento.

¿Qué es la fibromialgia?

Se considera una enfermedad reumática, pero hasta la fecha, aunque todo parece indicar que su origen es neurológico, no se han encontrado causas orgánicas demostrables, por lo que son sus síntomas en su conjunto los que lo definen y caracterizan: dolor en músculos, huesos, ligamentos y articulaciones, cansancio, insomnio, dolor de cabeza o ansiedad, entre otros.

Reumatología

La fibromialgia puede desarrollarse a cualquier edad en ambos sexos, aunque es más común en mujeres entre las edades de 20 y 50. Su principal dificultad es que genera sufrimiento real, la respuesta a la enfermedad se activa en el cuerpo, pero un origen común como infecciones, degeneración o inflamación es desconocida.

La última investigación ha revelado que existe una alteración del sistema neurológico que conduce a un mal funcionamiento de las vías del dolor, modificando su percepción y produciendo otros trastornos asociados, como la falta de sueño o el agotamiento.

Causas, síntomas y diagnóstico.

No se conocen causas específicas que causen fibromialgia, sin embargo, parece que los genes podrían desempeñar un papel importante y hacer que algunas personas tengan una mayor predisposición a sufrir esta enfermedad.

Aunque se desconocen las razones exactas, hay una serie de factores que pueden actuar como desencadenantes, como un accidente o un problema grave. En general, aquellas situaciones que generan mucho estrés.

Fibromialgia

Los síntomas más frecuentes que determinan el diagnóstico son dolor generalizado y fatiga, aunque generalmente van acompañados de trastornos del sueño, ansiedad, depresión y dificultades de concentración y / o memoria. No hay pruebas de diagnóstico que puedan determinar la fibromialgia, pero a veces se realizan para excluir que se trate de otra afección, por ejemplo, reumática.

La fibromialgia puede aparecer en el curso de otras enfermedades y comparte signos con varias dolencias, pero el conjunto de sus síntomas es muy característico, lo que hace que sea más fácil y rápido determinar su diagnóstico.

¿Qué tratamientos existen?

Se deben tener en cuenta tres factores:

  • La fibromialgia es una enfermedad crónica pero no es degenerativa.
  • Evoluciona en brotes, por lo que en su curso atraviesa etapas mejores y peores.
  • No existe un tratamiento curativo, pero los síntomas pueden aliviarse y lograr un mayor bienestar general.

Hasta ahora han demostrado su efectividad en el tratamiento de la fibromialgia, la información y la educación al respecto, la fisioterapia y la educación postural y los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso, como analgésicos, antidepresivos o anticonvulsivos.

La práctica de Mindfulness también ayuda a aliviar el dolor crónico, además de no abandonarnos a una vida sedentaria (aunque es difícil para nosotros) y seguir hábitos de estilo de vida saludables, tanto al comer como al realizar ejercicio físico moderado de forma regular.

La forma en que se acepta y se confronta el dolor es crucial para mejorar la calidad de vida de las personas con fibromialgia y para ello, la terapia psicológica puede brindarnos las herramientas necesarias, así como ayudarnos a superar la ansiedad, la tristeza o la apatía que generalmente acompañan la enfermedad.

En cualquier caso, será nuestro médico, familia, reumatólogo o una unidad de Fibromialgia y Fatiga Crónica, quien indicará individualmente qué tratamientos son los más adecuados para nosotros, así como las pautas a seguir para encontrarnos mejor y poder enfrentarnos, En la medida de lo posible, los desafíos de cada día.

Compartir